lunes, 22 de febrero de 2016

Viaje Corea 2015: YG day + ¡fiesta! -día 7-

¡Hola a todos! Vuelvo con una entrada sobre nuestro viaje a Corea este verano. ¡Espero que os guste!
(Esta entrada va a ser un poco más larga, pero es que fue importante, jajaja)

Sé que la entrada anterior también fue sobre el viaje, pero es que se me ha echando el tiempo encima y si no me pongo con esto no acabaré nunca de hablar sobre ello xD

2 de julio de 2015

Antes del viaje, habíamos comprado por internet las entradas para ver la exposición de G-Dragon en el Museo de Arte de Seúl: PEACEMINUSONE. Y ese día tocaba ir a verla.

La verdad es que pensábamos que sería una sección dentro del museo, no un edificio entero. Así que cuando llegamos allí nos quedamos flipando.
La temática en sí es un universo paralelo, un mundo inexistente para nosotros que la mente de G-Dragon ha creado y que gracias a la ayuda de distintos artistas que han sabido plasmar sus ideas en algo material como cuadros, fotografías, salas llenas de sonidos y luces creando un ambiente diferente que te produce sensaciones extrañas, esculturas, vídeos, etc., podemos ser capaces de sentir en nuestras propias carnes este universo de PEACEMINUSONE.

Además, en una de las salas pudimos ver cosas pertenecientes a los distintos vídeos musicales de BIGBANG y G-Dragon, como la ropa que usó e incluso mobiliario y otro tipo de decorados.
(¿Recordáis los maniquíes de BAE BAE?)

No quiero mostrar muchas fotos, pues si tenéis la oportunidad de ir, os lo recomiendo totalmente. (Aunque no seáis fan de GD, si os gusta el arte moderno y tenéis curiosidad por lo desconocido, os encantará, yo me quedé impresionada.) Y si os esforzáis un poco por entender lo que significa cada pieza para él, podéis llegar a conocer un poco mejor su visión del mundo y su manera de pensar.


Al terminar de recorrer las distintas salas del museo, podías dejar un mensaje para G-Dragon mediante una aplicación. G-Dragon leía los mensajes y subía a la su cuenta personal los que más le gustaban con una respuesta, así que why not?
Cuando terminabas de escribir, además de subirse directamente a la aplicación, podías despegar el papel y pegarlo a una pared junto a todos los demás, y quedarte con la pequeña y bonita cartulina en la que estaba originalmente el papel. Habían muchos mensajes distintos, pero a mí me tocó este:
También, como en todos los museos, había una pequeña tienda de souvenirs donde me compré una libretita de la exposición.

¿Adivináis a quién respondió G-Dragon?
Días después, ya en Japón, tomándome un helado bajo la Skytree, me dio por mirar la aplicación de G-Dragon y encontrarme con la sorpresa de que había subido y respondido a mi mensaje cutre y mal escrito (porque el boli no iba) y casi me da un algo.

Traducido (y por si no entendéis mi letra cutre) sería algo así:

"Gracias por compartir una parte de tu mundo con nosotros*corazón*
Gracias por tu música y tu gran esfuerzo. ¡Sigue siendo tú mismo!
Con cariño desde España
-Ariadna-"

"#peaceminusone #150702 #compartir #el_universo #profundo/significativo*caritasonriente* #7"

Eligió mi mensaje, ¡le pareció meaningful!
SENPAI NOTICED ME.

En fin, ya pasó. Seguimos con el viaje...

Al salir, decidimos ir al restaurante que hace poco había abierto YG a comer. Estaba de muerte. No comimos mucho, pero pudimos ver las firmas que los artistas de la YG habían dejado allí y sentirnos guays (?)
Nuestro próximo objetivo era, cómo no, ver el edificio de YG Entertainment, pero intentando coger wifi para abrir el maps, hicimos un parón para comer un bingsu de oreo con cheesecake...
Después quedamos con Bora, una amiga italiana que conocimos en el concierto de FTISLAND en París, que está viviendo en Corea. Con ella fuimos a comer el famoso Kimchi jjigae que aún no habíamos probado. 
Al cabo de un rato llegaron dos de sus amigos, y al terminar de comer fuimos todos juntos a un "bar coreano", por así decirlo.
Estos bares son simplemente sitios para beber en los que estás en una habitación con una mesa y una televisión (que apagamos porque entramos en un conflicto sobre si las chicas que actuaban eran guapas o no), y llamas a un timbre para pedir lo que sea.
Allí estuvimos jugando a juegos de beber coreanos bastante divertidos, probamos el soju de sabores y acabamos la noche en un karaoke que estaba cerca.
Esperando para entrar en nuestra sala del karaoke...
Bueno, y hasta aquí el día.

¡Gracias por leer y hasta la próxima entrada!

sábado, 13 de febrero de 2016

Viaje Corea 2015: Seúl desde las alturas -día 6-

¡Hola a todos! Después de una eternidad sin seguir la rutina de escribir sobre el viaje cada semana... ¡Volvemos a la carga!

1 de julio de 2015
Por la mañana nos acercamos a uno de los templos más famosos: el templo Jongmyo. La visita guiada era obligatoria, pero era gratis y la experiencia nos gustó muchísimo.
Al principio el inglés de la guía era difícil de entender (coreanizado total), pero después de un rato el oído ya se había acostumbrado y no hubo ningún problema.
Después de esto decidimos visitar el barrio de Itaewon, (bautizada como "la patria del Jidi", por razones obvias: G-Dragon es natural de allí)

Fuimos a una calle llamada Food Street para comer, en la que habían restaurantes de cualquier nacionalidad y nos sorprendió la cantidad de occidentales que llenaban las calles del barrio.
Después dimos vueltas para ver cómo era todo aquello. Había tiendas curiosas, pero nos decantamos por pillar un helado del Baskin Robin's 31 y cambiar de rumbo.
(He de contaros que a Marta se le cayó la bola de helado pero la cogió con la mano, en plan baseball todo. Casi me muero de la risa.)

Nuestro siguiente destino fue la Namsan Tower, a la que tardamos en llegar porque había que subir una tremenda cuesta hasta llegar al teleférico... Sí, subimos en teleférico (nunca había montado en uno, nótese) y, aunque estábamos apretadillos, las vistas de toda la ciudad junto con el río eran impresionantes.
 Allí arriba pudimos disfrutar de un delicioso pretzel con queso y quedarnos atónitas al ver tal cantidad de candados que miles de parejas habían colgado por todas partes como una muestra de amor.
Al volver, cerca de nuestro hotel, pudimos disfrutar de este ambiente digno de dorama y comernos un delicioso pollo frito que estaba para morirse...

miércoles, 3 de febrero de 2016

Futuro, ¿qué me espera?

¡Hola a todos!
Dije que esperaba poder escribir una entrada hablando un poco sobre mi situación actual y demás, así que aquí estoy. 

Estos últimos meses han sido un absoluto CAOS del que no me he podido librar hasta ahora, y es que mi soñada plaza para estudiar en Japón se me escapó entre los dedos.
"No te preocupes, que al final todo el mundo va." escuchaba siempre.

No es que no tuviera suficiente nota (vale, tampoco tenía un 9 de media), sino que no elegí las universidades adecuadas, pues hubo gente por debajo de mí en la lista que consiguieron plaza.
Sólo te dejan elegir un determinado número de universidades a las que te gustaría ir, y parece que el destino quiso que esas plazas me esquivaran como si se tratara de un insecto en medio del camino.

Bueno, vale, está bien, aún queda la repesca. "No te preocupes, que al final siempre hay quien rechaza la plaza."

Vale, pues parece ser, que este es el único año en el que nadie ha rechazado su plaza y todo el mundo va, menos yo. Y parece que así es de verdad, porque no conozco a nadie que quisiera ir y se haya quedado sin plaza.

En fin, dejando el drama a un lado. ¿Qué hago? ¿Me quedo en Barcelona y termino la carrera sin irme de intercambio? ¿A dónde me iría si no?

Mis prioridades se resumían en seguir estudiando japonés, así que me dediqué a hacer una búsqueda exhaustiva en los 4 días que te dejaban para que volvieras a elegir las universidades a las que te gustaría ir. Conseguí quedarme con dos opciones: Australia y Corea del Sur, y tras días de auténtico estrés me decidí por Australia, aunque la idea se vio truncada al ver que... ¿Tengo que pagar 1200 euros al mes por una triste habitación dentro del campus, sin comida y sin ningún otro tipo de facilidad?
Adiós Australia. Hola Corea.
Sí, amigos, si nada cambia, el próximo curso 2016-2017 lo haré en la Dongguk University, en pleno centro de Seúl.
En ella espero poder seguir estudiando japonés, intentar mejorar mi inglés y aprender coreano desde cero.
(No sé qué demonios haré para convalidar las asignaturas, pero espero poder inventarme algo.)
Sin embargo, la idea principal de todo esto es ampliar los horizontes, conocer gente nueva, aprender y disfrutar de un ambiente diferente durante un año. ¿Qué más puedo pedir?

No quiero ahogarme en el hecho de que no he conseguido lo que quería, porque de esto he aprendido que a veces las cosas no salen como esperas, y hay que pasar por ello para darte cuenta.

Y obviamente no cambiaré Japón por Corea nunca, que quede claro. Considero esto también como una etapa que me ayude a enfrentar todos esos pequeños miedos de salir al mundo exterior (aunque ya vivo a más de 3.000 km de casa... ¡pero no es lo mismo!)

Bien, ya tenemos algo decidido.
Aunque siguen quedando muchos temas pendientes:
¿Especialización? ¿Máster o no máster? ¿Quedarme aquí? ¿Irme a estudiar a Japón? 
¿Enfocarme en la traducción o a un ámbito más empresarial? 

Estos son los dilemas con los que tiene que lidiar una estudiante de tercero de traducción.
Mucha gente no logra comprender lo complicado que es para algunas personas planificar las cosas, pues, no sé vosotros, pero yo siempre pienso en las consecuencias de mis decisiones (a veces creo que demasiado) y acabo amargándome la vida por no saber predecir el futuro.

¿A veces no os gustaría poder preguntar: "Futuro, ¿qué me espera?"?