jueves, 10 de septiembre de 2015

Viaje Corea 2015: Primer día

¡Hola a todos! Como ya sabéis este verano hice un maravilloso viaje a Corea y Japón con una amiga, y ya que es un tema que os interesa a muchos, he decido hacer una pequeña crónica por días con algunas anécdotas y demás.
No quiero extenderme demasiado, ya que son muchos días, pero espero que os gusten ^^

¡Comencemos con el primer día!
(Todas las fotos están hechas por mi compañera o por mí)

26 de junio de 2015 

Tras una estupenda y cortita escala en el lujoso aeropuerto de Doha, nos subimos súper emocionadas al siguiente avión lleno de coreanos que volvían a su tierra natal.

Llegamos, recogimos las maletas y subimos al metro camino al centro de Seúl. (Sí, ese mismo metro que cogen GD y Seungri en el MV de I like 2 Party, qué pena que en ese momento aún no lo habían hecho)
Vistas desde el metro del aeropuerto
Al llegar a la Seoul Station, teníamos que coger una línea concreta y nos paramos a revisar cuál era. Aquí empieza lo bueno: un hombre mayor se nos acerca y nos pregunta que si nos puede ayudar, así que decidimos confirmar si la línea era la correcta. MAL. El hombre no sabía hablar inglés y aunque nos preguntó si hablábamos japonés y le dijimos que sí, no hizo caso y se dedico a hablar en coreano cosas que no entendíamos. Quiso llamar a nuestro hotel para confirmar y debió marcar mal el número porque le dijeron que ese teléfono no existía. Intentamos decirle una y otra vez que ya sabíamos dónde ir, pero no nos dejaba en paz. Al final, un chico joven se acercó y preguntó si teníamos algún problema. Con este sí que pudimos hablar en inglés perfectamente, y viendo esto el hombre parece que se quedó tranquilo y se fue (bueno, se fue después de entrar en el típico bucle sin fin de reverencias...) El chico llamó al hotel, nos dio las indicaciones exactas para que no nos perdiésemos al salir del metro y se despidió con un "Welcome to Korea".

El avión aterrizó sobre las 16:00, así que cuando llegamos al hotel ya estaba oscureciendo. Nos dieron unas zapatillas, nos dijeron dónde podíamos dejar nuestros zapatos y seguidamente nos acompañaron a la habitación. Era pequeña, sin ventanas, simplemente una litera y una mesilla de noche, pero para lo que habíamos pagado... Sin pensarlo mucho más dijimos, "hay que salir a dar una vuelta."
Ya era de noche, y caminábamos sin rumbo fijo, pero recordando el camino de vuelta, que si no...

Justo debajo del hotel había un restaurante de barbacoa coreana y obviamente nos metimos ahí. He de decir que no he comido mejor en mi vida... ¡Y TAN BARATO!
¡Necesito volver a comer esto!
¡Y hasta aquí el primer día! Espero que os haya gustado esta entrada. Intentaré hacer una entrada por semana y si lo veo necesario juntar varios días o algo así.

¡Nos leemos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario