martes, 24 de abril de 2012

Premio: Relato Corto 2012

¡Hola a todos! Hace bastante tiempo que no me presento por estos lares...
Bueno, estoy escribiendo unas cuantas entradas, pero las publicaré a lo largo de la semana, jeje.

Hoy escribo esta con motivo de... "Hola, he ganado el concurso de Relato Corto de mi colegio"
Me llevé una sorpresa, la verdad. Siempre me había presentado y nunca gané, así que se podría decir POR FIN he ganado el concurso (?)

Mi profesora de lengua me entregó un paquetito dorado muy mono que ponía mi nombre y mi clase encima (sabéis, de repente leo 1ºBACH D y yo "uish, ¿qué es esto?")

Contenía dos libros ("ETERNOS -Cuando el amor se niega a morir-" de Kirsten Miller y "El puente de los asesinos" de Arturo Pérez-Reverte), un reloj/despertador o algo raro de Santillana y, al igual que el año pasado en el concurso de fotografía, una agenda y un bolígrafo.

Aquí una fotito:

Bueno, pues os dejo aquí abajo el relato con el que gané este premio.
Espero que os guste :)

¡Mañana próxima entrada!
Bye bye~~
_________________________________________________________________________

AYÚDAME A CREER

La residencia en la que me hospedaba era innecesariamente enorme, con grandes jardines e incontables fuentes, cuya agua era motivo de diversión para muchos a primera hora de la mañana. Eso de mojar a los que aún seguían soñando parecía bastante agradable para ellos, siempre y cuando los soñadores no fuesen los susodichos.
Los pasillos eran largos y no muy anchos. Muchas veces estos recorrían los extremos del módulo a modo de balcones, que eran iluminados por la luz del mortífero sol del mediodía. El mismo sol que había ido comiéndose el color barnizado de las barandillas con el paso del tiempo.

Era un edificio antiguo que fue restaurado, pero de eso también hace bastante. Estaba construido a base de piedra tosca, lo que le daba un color marrón amarillento. Debido a la gran porosidad de este material, filtraba mucho la humedad, y se podían ver los restos de moho que quedaban prácticamente por todas partes.

Aun así, las habitaciones eran completamente modernas, con muebles blancos y lámparas muy aerodinámicas. Todas ellas constaban de un baño; una pequeña sala de estar con barra americana y una cocinilla a gas; un cuarto equipado de dos camas y dos escritorios increíblemente amplios. Uno de espaldas al otro. Dicen que esta es la disposición que menos distracciones nos daría a los estudiantes. Aunque, yo siempre he dicho una cosa; nunca creas nada de lo que te dicen.

Al principio pensaba que únicamente podías creer en ti mismo, en lo que te propones o realizas, pero con el paso del tiempo te vas dando cuenta de que ni siquiera puedes hacer eso, creer. ¿Este era el mejor sitio para mí? ¿Por qué me había mudado allí? ¿Por qué estaba estudiando esa carrera? Ah, ya lo recuerdo. Al terminar los estudios básicos, mientras los demás se divertían con mujeres y alcohol, yo me reflejaba en aquel espejo frente a mi escritorio, cabizbajo, con la mirada perdida entre las hojas de los libros con los que intentaba vaciar mi mente del presente. Olvidarme de aquella soledad inmensa que sentía. Olvidarme de él. Mas nada daba resultado. Por eso, fue por lo que decidí venir a Nueva York. O al menos, eso creía.

Realmente, nunca lo olvidé, y nunca pretendí olvidarlo. El recordar esas noches en las que me pulverizaba, bajo la melancolía, ahora sólo es una ayuda para mantenerme en pie, para seguir luchando, para seguir buscándote y poder encontrarte. Sí, a ti. A una persona que pueda hacerme volver a creer en algo, en algo que no sea mi propia existencia, de la que aún dudo.

Los seres humanos... ¿por qué existimos? Todo el mundo tiene un papel en la vida, un rol que debe ejercer, y el mundo es una gran mentira. Aunque un individuo descubra la verdad, tendrá que seguir viviendo en ese absurdo para poder obtener algún beneficio durante su estancia en este planeta. ¿Y a esto llamamos realidad?

Por eso te busco, desesperadamente, pero no te encuentro, no encuentro una razón para seguir creyendo en mí mismo. Y ahora ¿qué debo hacer? No lo sé. Respóndeme; ¿conseguirás que vuelva a creer?
Yuu Takahashi

6 comentarios:

  1. Hola, soy Carol (la chachi del A muajajaja) y me he quedado tonta leyendo esto. Muy en serio. Me encanta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol~~ <3 ¡Hola! Me alegro de que te haya gustado :D

      Eliminar
  2. Enhorabuena!!!! estoy participando en concursos literarios (lo máximo que he conseguido es ser finalista por ahora xD) y cuesta, hay que pelear mucho. Felicidades por el premio!!! y también por el relato!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! ^^ Pues a ver si me pasas alguna de tus creaciones~ ¡Sigue intentándolo que seguro ganarás algún día! Todo es cuestión de ir mejorando :)

      Eliminar