viernes, 18 de marzo de 2011

Excursión al Teide

¡Hola a todos! Os voy a contar una de mis excursiones. El jueves (3 de marzo), hemos ido de excursión con el colegio al Teide.

Lo primero fue levantarme e ir a clase, allí estuvimos hasta las 9:30 más o menos haciendo el mongui, pintando en la pizarra, haciendo fotos, etc.
Luego fuimos una hora y pico, en bus, mareándonos, escuchando música, haciendo el mongui (cómo no)...

Bueno, al llegar al parador, nos comimos algo y nos dividieron por grupos asignándonos un guía.
Primero nos hicieron caminar un buen trozo y subirnos a un "roque" adaptado como mirador.
Cansadísimos, al llegar arriba, la guía va y nos dice "Estáis cansados porque a tanta altura el oxígeno..." blablablabla... Seremos mongolos, pero no tanto. Ya lo sabemos.

En fin, que nos hizo volver a bajar.

Después, caminamos y caminamos. Nos parábamos cada 10 minutos a hablar sobre la flora del lugar, el daño que estábamos haciendo al paisaje, el impacto visual y demás. Y al final, nos sentamos en los restos de una colada de lava y nos contaron una delas muchas leyendas que existen sobre el Teide y los guanches.

No sé qué mirábamos, pero bueno.

A la vuelta, nos subimos de nuevo al bus para ir a comer a Las Lajas. Es un parque para hacer chuletadas y todas estas cosas perdido por ahí, en medio de la nada, siempre con niebla y hace mucho frío.

Pues bueno, comimos, helados completamente, casi muertos ya. Y luego os fuimos a jugar con los columpios y todo lo que hay por allí.

Estuvimos bastante rato, la verdad.
Más tarde, decidimos escondernos dentro de una retama, que ahí se estaba más calentito, y nos pusimos a hablar, sacar fotos con la cámara de Mafe, etc.

Después de un buen rato nos dió por salir de allí. No había nadie. Mierda. Tuvimos que correr, coger nuestras mochilas mientras el profesor nos echaba la bronca y seguir corriendo hasta llegar al bus.
Casi me muero.

A la vuelta, me puse los auriculares y desconecté del mundo.
Y cuando llegamos al colegio esperamos un rato a que fuese la hora de salida y volvimos a casa.

Esta excursión no fue nada del otro mundo, pero nos saltamos las clases y fue distinta a nuestra rutina de siempre así que puedo decir que estuvo muy bien salir ese día.

Ya solo faltaba que terminara ese viernes para largarme a mis tan esperadas mini-vacaciones y poder ver a mi Super Hero Miyavi...

No hay comentarios:

Publicar un comentario